Consiste en la unión del campo de la psicología, de la nutrición con el de la asesoría de imagen puesta al servicio del bienestar de las personas.

Tiene como objetivo presentar herramientas para que las personas puedan alcanzar sus objetivos profesionales o personales, a través de la mejora de su autoestima, imagen y salud.

Está dirigido a cualquier persona que desea mejorar en general, no tiene porque ser personas que tengan una problemática más extrema en estos campos (obesidad, trastornos alimenticios, descuidado en la imagen), sino que  está abierto para el público en general que quiere cuidarse y cambiar hábitos de su vida para conseguir mejorar y superarse a sí mismo a través de un cambio en su aceptación personal, sus hábitos alimentarios y su imagen.

El programa está destinado a aquellas personas que buscan un cambio positivo en sus vidas, pero que no saben por dónde empezar. Se trata de un proyecto multifacético, que intenta satisfacer las necesidades de cada individuo, las cuales son complejas y se deben tratar desde distintos frentes. De ahí su naturaleza integral.

programa de cuidado integral

Desde la asesoría de imagen MQMP (Masquemilpalabras) se armoniza y potenciar la imagen externa del cliente a través de la indumentaria. Se enseña al cliente a aceptar su cuerpo y saber cómo sacarle el máximo partido, sin necesidad de cambios radicales, que no van a parar a ningún sitio. También a que empiece a considerar el espejo como un aliado y no como un enemigo y a que disfrute con la ropa y la imagen en general y que la considere una herramienta más para sentirse mejor. También se le enseña a analizar las prendas con la mirada de un profesional para que sepa adaptarla a su cuerpo, además de realizarle un nuevo fondo de armario para que comience a sentirse guap@ y segur@ de nuevo.

La psicóloga de LYS psicología nutricional se encarga de valorar el estado emocional y la imagen del cliente que hace que influya en nuestra forma de alimentarse y mostrarse a los demás. Le enseña técnica para gestionar esas emociones sin necesidad de acudir a la comida y le muestra estrategias para confiar en uno mismo, aceptarse y presentarse cómo él/ella quiere.

La Nutricionista se encarga de mejorar la figura y salud del cliente desde el cambio de hábitos alimentarios, sin incurrir en los riesgos de las dietas restrictivas. Les da las claves para conseguir que los cambios sean definitivos.

Es un programa de alrededor de 9-10 semanas de duración, aproximadamente 10 citas con los profesionales.