Servicios

Los Trastornos Alimentarios no son consecuencia de falta de voluntad, sino de ciertos déficits neurobiológicos y cognitivos-emocionales en la resolución adecuada de las dificultades que entraña nuestra existencia. 

A pesar de la gravedad que entraña padecer un Trastorno Alimentario y de la resistencia que presentan quienes lo padecen a ser tratados, si se cuida su salud, preservando su dignidad, se enseña a normalizar la alimentación, se proporciona información que incrementa el conocimiento sobre los conflictos psicológicos y relacionales subyacentes, un tratamiento adecuado (holístico, a medio-largo plazo y con compromiso) permite recuperarse de forma estable. 

Si bien los Trastornos de la Conducta Alimentaria más conocidos son la Anorexia y Bulimia, también destacan otros como el Trastorno por Atracón, la Ortorexia, la Vigorexia, Fobia a la Comida o el Trastorno de la Conducta Alimentaria no especificado.

“Quiero cuidarme, no estar todo el día pesándome”, “Las dietas no me funcionan”, “La teoría me la sé toda, pero no tengo fuerza de voluntad”, “Lo resuelvo todo comiendo”, “La comida me controla”, “Me aterra seguir engordando”

Quizás te sientas identificado/a con alguna de las expresiones anteriores si has hecho dietas hipocalóricas de todo tipo a lo largo de los años y te sientes frustrado/a porque lejos de conseguir adelgazar, tu relación con la comida y tu cuerpo no es la que tú quieres/deseas.

La ciencia demuestra que, en un 95% de los casos, las dietas restrictivas terminan en un efecto yo-yo y, en un tercio de los mismos, se regana más peso del perdido, con consecuencias que empeoran tu salud mental y física. No eres tú quien falla, sino la manera de enfocar el cuidado de tu salud. Centrando tus esfuerzos en modificar tu peso o forma corporal es difícil establecer hábitos alimentarios y de movimiento que son saludables para ti.  

En LyS Psicología Nutricional te enseñamos a que te cuides mejorando tu relación con la comida y con tu cuerpo. Desde la psicología te enseñamos a resolver los conflictos o necesidades emocionales que subyacen al deseo de adelgazar, superar las barreras mentales para realizar cambios en tu conducta alimentaria y, desde la nutrición, a que seas autónomo/a cuidando de tu salud integral, a través de una alimentación consciente e intuitiva, adaptada a las necesidades de tu cuerpo y situación personal.

En las últimas décadas, el consejo médico se ha centrado en promover la pérdida de peso en las personas cuyo Índice de masa corporal (IMC) está en rango de “sobrepeso” u “obesidad”, suponiendo que el peso y enfermedad tienen una relación directa. 

Sin embargo, el IMC (relación peso/talla) es un mero índice estadístico y no un indicador directo de salud y bienestar, como sí lo son la hipertensión, diabetes, hiperlipidemia, movilidad reducida, depresión o ansiedad. Personas en distintos rangos de peso pueden sufrir estos problemas o disfrutar de una buena salud.

Por otro lado, la ciencia ha demostrado que la estrategia de perder peso para mejorar la salud falla a largo plazo, e incluso provoca consecuencias negativas, como mayor preocupación y relación alterada con la comida, ciclos repetidos de pérdida y reganancia de peso, trastornos de la conducta alimentaria, menor control de patologías, entre otras. Y también demuestra que, sin embargo, las mejoras en la calidad alimentaria y de movimiento del paciente, aun sin pérdida de peso, se traducen en una mejora de su salud física y bienestar emocional.

En LyS psicología nutricional, desde la psiconutrición, apoyamos a cualquier persona que persigue el objetivo de mejorar su salud y calidad de vida, independiente del tamaño de su cuerpo y de si ha sido, o no, considerado en rango de IMC en obesidad o sobrepeso. 

Ayudamos a nuestros pacientes a ser autónomos en su autocuidado, desde un enfoque holístico de salud no centrado en el peso, abarcando y alentando su salud emocional, física, nutricional y social.

En LyS entendemos que la mejor forma de prevenir problemas con la alimentación es: estar bien informados, incorporar hábitos saludables en nuestra vida cotidiana, aprender a tener un buena relación con nuestro cuerpo y adquirir espíritu crítico de los mensajes condicionantes que constantemente recibimos del exterior. Por ello, impartimos talleres y cursos de distintos temas y ofrecemos grupos de prevención y tratamiento de problemas relacionados con la ingesta de alimentos.

• Alimentación Consciente o Minful Eating

• Prevención de Trastornos Alimentarios

• Grupo de Familiares de personas con Trastornos Alimentarios

• Modelo Estético y Medios de Comunicación. Especial adolescentes.

• Taller de Aceptación Corporal

• Manejar la ansiedad y los atracones frente a la comida